Buscar en KAmeetsRM... meetsMe

Cargando...

jueves, 30 de junio de 2011

Markus Kayser - Solar Sinter Project from Markus Kayser on Vimeo.


Viendo a Markus Kaiser conducir hacia el interior del desierto del Sahara, cargado con un equipo experimental de alta tecnologia para "imprimir" objetos tridimensionales de vidrio con el uso exclusivo de sol y arena; me ha dado por pensar en... "¿y si variara el paradigma de lo que consideramos una tierra rica en recursos?"
Es algo que ya ha pasado. Durante mucho tiempo las regiones con terrenos ricos en nutrientes y fauna abundante fueron las regiones mas pobladas por los recursos que entregaban a sus habitantes. nacieron grandes civilizaciones entorno a los grandes ríos, el imperio egipcio entorno al Nilo, el chino entorno al Yangtse. Luego fueron los mercaderes que comerciaban con estos productos o los imperios colonizadores que los transportaban allende los mares...umm.. me enrollo.. el caso es que hace algunos años surgieron nuevos imperios donde se descubrió petroleo, el nuevo paradigma de recurso natural que proporciona riqueza.
Viendo a Markus kaiser adentrarse en el Sahara pienso: y si el sol y la arena se convirtieran en un recurso natural de primer orden... ¿los grandes desiertos se poblarian?...¿nacerían nuevos imperios? ... ¿un nuevo imperio saharaui (ojala tuvieran alguna alegría asi!)?
Umm.. honestamente... creo que el futuro será de los que sean capaces de abastecer de alimentos a su población y no de los que los que produzcan microchips o impresoras solares. Pero eso ya significará un cambio en el paradigma de riqueza actual, donde los grandes productores de alimentos son la cola del leon... o eran cabeza de ratón?


jueves, 28 de abril de 2011

...viendo las fotografias de Marc Da Cunha Lopes, me preguntaba la piel que vestiria estos vertebrados... o mas bien me imaginaba que la camara era una maquina de rayos x adivinando la extrañeza de personas corrientes como tu y como yo...

jueves, 7 de abril de 2011

"...in 1993, a convicted murderer was executed. His body was given to science, segmented, and photographed for medical research. In 20011, we used photography to put it back together..."

12:31. A photographic series by Croix Gagnon & Frank Schott
...pinturas y esculturas tridimensionales, por Gerry Judah...

jueves, 31 de marzo de 2011

viernes, 25 de marzo de 2011

La gran ola de Kanagawa, por Sagaki Keita

...un bonito y curioso homenaje al clasico de Hokusai... desgraciadamente, de rabiosa actualidad en estos días... todo mi amor y apoyo al pueblo japones desde aqui!

Autor: Sagaki Keita
Relacionado con: "36 vistas del Monte Fuji", por Hokusai

miércoles, 23 de marzo de 2011

...una futura cordillera de coral...

"Next stop Atlantic" por Stephen Mallon

jueves, 17 de marzo de 2011

One Hundred and Eight – Interactive Installation from Nils Völker on Vimeo.



Autor: Nils Völker

2.40 x 1.80 m
fans, plastic bags, MDF, relays,
a camera, a computer, a microcontroller
and countless screws

summer/autumn 2010

jueves, 11 de noviembre de 2010

martes, 14 de septiembre de 2010

"Totems", de Alain Delorme



...en estos días tengo que mudarme...
...no ya de blog...ahora de casa!?!?!...
...mis muebles no tienen tanto color, pero me gustaria poder imaginarmelos como los "Totems" de Alain Delorme así...
...como pequeñas torres de babel coloridas y moviles...
...y no como algo pesado y lastrado...

sábado, 28 de agosto de 2010

La camara de Marco Polo

Rusia, entorno a 1910.
Fotografias en color tomadas por Sergey Prokudin-Gorsky.

...enviados a inspeccionar las remotas provincias, los mensajeros y los recaudadores de

impuestos del Gran Kan regresaban puntualmente al palacio real de Kemenfú y a los jardines

de magnolias a cuya sombra Kublai paseaba escuchando sus largas relaciones. Los

embajadores eran persas sirios coptos turcomanos; es el emperador el extranjero para cada uno

de sus súbditos y sólo a través de ojos y oídos extranjeros el imperio podía manifestar su

existencia a Kublai. En lenguas incomprensibles para el Kan los mensajeros referían noticias

escuchadas en lenguas que les eran incomprensibles: de ese opaco espesor sonoro emergían las

cifras percibidas por el fisco imperial, los nombres y los patronímicos de los funcionarios

depuestos y decapitados, las dimensiones de los canales de riego que los magros ríos

alimentaban en tiempos de sequía. Pero cuando el que hacia el relato era el joven veneciano,

una comunicación diferente se establecía entre él y el emperador. Recién llegado y

absolutamente ignaro de las lenguas del Levante, Marco Polo no podía expresarse sino con

gestos: saltos, gritos de maravilla y de horror, ladridos o cantos de animales, o con objetos que

iba extrayendo de su alforja: plumas de avestruz, cerbatanas, cuarzos, y disponiendo delante

de sí como piezas de ajedrez. De vuelta de las misiones a que Kublai lo destinaba, el ingenioso

extranjero improvisaba pantomimas que el soberano debía interpretar: una ciudad era

designada por el salto de un pez que huía del pico del cormorán para caer en una red, otra

ciudad por un hombre desnudo que atravesaba el fuego sin quemarse, una tercera por una

calavera que apretaba entre los dientes verdes de moho una perla cándida y redonda. El Gran

Kan descifraba los signos, pero el nexo entre éstos y los lugares visitados seguía siendo

incierto: no sabía nunca si Marco quería representar una aventura que le había sucedido en el

viaje, una hazaña del fundador de la ciudad, la profecía de un astrólogo, un acertijo o una

charada para indicar un nombre. Pero por manifiesto u oscuro que fuese, todo lo que Marco

mostraba tenía el poder de los emblemas, que una vez vistos no se pueden olvidar ni

confundir. En la mente del Kan el imperio se reflejaba en un desierto de datos frágiles e

intercambiables como granos de arena de los cuales emergían para cada ciudad y provincia las

figuras evocadas por los logogrifos del veneciano.

Con el sucederse de las estaciones y de las embajadas, Marco se familiarizó con la

lengua tártara y con muchos idiomas de naciones y dialectos de tribus. Sus relatos eran ahora

los más precisos y minuciosos que el Gran Kan pudiera desear y no había cuestión o

curiosidad a la que no respondiesen, y sin embargo, toda noticia sobre un lugar remitía la

mente del emperador a aquel primer gesto u objeto con el que Marco lo había designado. El

nuevo dato recibía un sentido de aquel emblema y al mismo tiempo añadía al emblema un

sentido nuevo. Quizá el imperio, pensó Kublai, no es sino un zodiaco de fantasmas de la

mente.

El día que conozca todos los emblemas— preguntó a Marco— ¿conseguiré al fin

poseer mi imperio?

Y el veneciano:

—Señor, no lo creas: ese día serás tú mismo emblema entre los emblemas...

Extracto de "Las Ciudades Invisibles", de Ítalo Calvino.

lunes, 9 de agosto de 2010

... el paso del tiempo... una puerta a otro lugar...
"Desert Indoors". Fotografias de Alvaro Sanchez-Montañes

viernes, 16 de julio de 2010

...tiempo suspendido... intrigante suspense...
Fotografias de Careb Charland

jueves, 8 de julio de 2010

viernes, 25 de junio de 2010


... de la mirada alucinada de "La noche estrellada" , al lirismo sensual de "La gran Ola", a la extrañeza de las noches urbanas de los "Halcones nocturnos"...
... me han sorprendido estas acuarelas de Charles Burchfield y llevado por una deriva interior hacia algunos de mis favoritos...